Ponemos las manos de nuevo sobre Massive y el diseño sonoro de baterías -continuando con la mítica caja de ritmos TR-909, abordamos esta vez su clásico sonido de caja…

Bienvenidos a la segunda parte de la serie de diseño de baterías con Native Instruments Massive! En la primera entrega, ya os mostramos cómo crear un grueso sonido de bombo de TR-909. Ahora, le toca a las cajas -y en este caso hay incluso más posibilidades para crear texturas, timbres y variaciones dinámicas que mantendrán frescos vuestros ritmos, dándoles un toque natural y auténtico.

Anatomía de una caja

La sección de caja en TR-909 se presenta con cuatro controles rotatorios: ‘Tune’, ‘Level’, ‘Tone’ y ‘Snappy’ (Afinación, Nivel, Tono y un cuarto control para dar filo). Estos parámetros afectan tanto al timbre del sonido -detalles como la cantidad de ruido respecto a tono- y la envolvente, que define el tiempo de ataque o duración en el ‘Decay’. El control para el nivel se explica por sí mismo: es un sencillo control de volumen para la caja. El resto de controles es mucho más interesante y va un paso más allá en la creación del sonido.

Contamos con el hecho de que hay un control ‘Tune’, que nos indica que hay un oscilador -en realidad son dos. Son dos generadores senoidales que se utilizan para representar los modos del cuerpo de la caja, es decir, lo que seria su caja de resonancia. Estos modos tienen frecuencias resonantes que se activan cuando la caja es golpeada, y estas frecuencias dependerán del tamaño del cuerpo de la caja -de su diámetro y profundidad para ser exactos-, siendo más bajas cuanto más grandes sea dicho cuerpo.

El control ‘Tune’ de TR-909 define básicamente la frecuencia de corte de un filtro paso-bajo, el cual filtra el componente de ruido de la señal. Un golpe de caja es prácticamente ruido en un ancho de banda, y por eso encaja tan bien en una mezcla. Por lo que también tenemos un generador de ruido, que atraviesa un filtro.

Finalmente, el control ‘Snappy’ define cuán rápido será el ataque en la envolvente de la caja. Un ataque rápido representará una caja más afilada, como golpeada con una baqueta en lugar de una escobilla, por ejemplo. Con esto puedes diferenciar más el tipo de caja, moviéndote entre el componente de ruido y su tono -modo resonante.

Una caja básica de TR-909 en Massive

Establezcamos primero los aspectos tonales de la caja. Esto implica trabajar en uno de los osciladores -y es que no necesitamos los dos que trae TR-909 en origen, ya que Native Instruments Massive nos brinda una gran cantidad de tablas de ondas y ajustes por software.

Usando una onda triangular -seleccionamos ‘Sin-Tri’ en la lista ‘Basic’ de la tabla de ondas y movemos a la derecha del todo el control ‘Wt-Position’– nos dará un montón de matices, tal y como ocurriría tensando el parche de la caja. De todos modos es un sonido mucho más suave que el que ocasionaría un diente de sierra.

Gira el control ‘Amp’ del oscilador todo a la izquierda y asígnale la envolvente 1 –‘Env 1’-, dándole el máximo nivel de modulación -arrastra el control hacia arriba en el cuadro. Baja al mínimo el parámetro ‘Decay’ de la envolvente, para que el sonido desaparezca, incluso con la nota pulsada. Envía toda la señal del oscilador a ‘Filter 1’ -ya verás pronto la razón. También nos gustaría modular el oscilador con algo de modulación en anillo, ya que suaviza su tono sin perder la cualidad tonal que aporta a nuestra caja.

Necesitamos activar un generador de ruido, por supuesto. Puedes experimentar con otras tablas de ondas de ruido de las que dispones, para conseguir variaciones increíbles de cajas, pero en este caso continuaremos con el clásico ruido blanco original de TR-909. Asígnale la envolvente 2 -para así controlar su nivel de forma separada al tono- e imprime a la envolvente un decaimiento más largo que la componente de tono (esto simula la reverb del ruido de caja en un estudio).

También queremos ajustar el deslizador de velocidad de la envolvente, pues así podremos variar el nivel relativo de resonancia de la caja «según la fuerza» con que toquemos la nota. Mueve el deslizador del generador de ruido hacia el filtro 2, y carga en este filtro los ajustes ‘Lowpass 2’. Añade una pizca de resonancia… ¡et voilá! Una caja de TR-909.

Macro-Manía

Puedes asignar ‘Macros’ a la frecuencia de corte del filtro paso-bajo para controlar el tono, al pitch del oscilador para afinarlo, o al ataque de la envolvente de ruido y su control ‘Mix’ para crear un sonido más afilado. Tienes muchos parámetros por ajustar, de hecho, ahora que dispones de la potencia de Massive para llevar esta caja icónica a nuevos horizontes sonoros.

Eleva la resonancia del filtro, dale un nuevo enfoque con algo de feedback en el filtro o prueba el filtro ‘Comb’, modula el color del ruido con un LFO… ¡Las cajas más locas, pesadas y originales están al alcance de tu imaginación!

Para empezar con tus experimentos de diseño de baterías con Native Instruments Massive, echa un vistazo al paquete de presets Critical Mass – Massive Drum de Mode Audio. Y no dejes de revisar su amplio catálogo de programas para Massive.

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés «Massive Drum Design, Part 1: Snares» está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.