Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La más reciente adición a la familia de sintes NI, Razor, es un ensemble de Reaktor que también funciona con Reaktor Player, cuyo manejo es muy similar al de cualquier otro sinte VST/AU/RTAS. Está basado en la síntesis aditiva, con hasta 320 parciales (ondas senoidales individuales). Aunque la síntesis aditiva tiene fama de ser demasiado “científica”, Razor es muy agradable, presentado con el aspecto de un sinte moderno con dos osciladores, filtros gemelos, y tres secciones de efectos: ‘Dissonance’, ‘Stereo’ y ‘Dynamics’.

Bajo el capó, todo en Razor (salvo los efectos de dinámica) se hace manipulando la frecuencia, amplitud y fase de sus parciales. Por ejemplo, los filtros no procesan una señal de audio; en vez de eso, ajustan directamente los parciales. Así, un filtro paso-bajo reduce los niveles de los parciales superiores. Incluso la desafinación de los osciladores se finge modulando la amplitud de parciales.

Lo genial de todo esto es que permite muchos tipos originales de osciladores, filtros y efectos que no existen en ningún otro sitio. Por ejemplo, las 14 formas de onda del oscilador incluyen las usuales diente de sierra y pulso, pero encontrarás también curiosidades como ‘primes’ y ‘sick pitchbend’. Éstas no son nada aburridas, especialmente porque cada tipo dispone de controles específicos. Hay incluso una forma de onda ‘Hoover’ para ruidos rave de tipo Roland Alpha Juno en graves y medios. ¡Sensacional!

Igual de retorcidas son las dos secciones de los filtros, cada una con un conjunto casi por completo distinto de 11 tipos, compartiendo sólo paso-bajo y paso-banda. El resto está compuesto por rarezas como ‘waterbed’, ‘unisono noise’ y ‘gaps’; el último tapa de forma brutal ciertos parciales, como si fuera un phaser extremo. Hay fantásticos filtros vocales y de formantes, y una opción de vocoder –encamina una señal de sidechain hacia Razor para conseguir el vocoding más retorcido que jamás has escuchado.

La modulación corre a cargo de tres envolventes, dos LFOs sincronizables y un sidechain (básicamente multiplica dos fuentes de modulación entre sí). Las envolventes tienen una novedosa función ‘echo’ que hace que se repitan. Y, por supuesto, también hay opciones de control MIDI.

Los graves en su sitio

Dos elementos de Razor que quizá sea muy fácil pasar por alto son los controles ‘Spectral Clip’ y ‘Safe Bass’. ‘Spectral Clip’ limita los niveles de parciales individuales, mientras que ‘Safe Bass’ garantiza que siempre haya un cierto nivel de contenido de graves en la señal, sin importar la forma de filtro que se use.

Lo que inicialmente parecían ser frías herramientas para pequeñas tareas de mantenimiento, se han convertido en potentes armas contra los sonidos “flacos”. ‘Safe Bass’ tiene el efecto instantáneo de devolver todo el extremo de graves a un sonido al que se le ha quitado la mayor parte de éste. Los controles ‘Spectral Clip’ permiten ajustar un umbral y frecuencia de corte superiores, lo cual es ideal para recolocar señales de una forma sólida y útil, o prevenir bocinazos causados por frecuencias exuberantes.

Estos dos “asesinos silenciosos” hacen que esculpir sólidos y desgarradores sonidos de bajo sea ridículamente sencillo.

Aditivos artificiales

El primer panel de efectos, ‘Dissonance’, crea timbres que, combinados con la modulación, son ideales para efectos sci-fi, gorgoritos dubstep y paisajes sonoros futuristas. El segundo ofrece chorus, reverb, unison y más sacados de los procesos aditivos, con características únicas como la habilidad para que la reverb siga al tono de la nota tocada en ese momento, evitando que las colas largas enturbien el sonido.

La sección ‘Dynamics’ ofrece compresión/ limitación y saturación/ recorte, y es capaz de aportar un sonido muy crujiente.

Razor es capaz de dar una sensación dramática a casi cualquier cosa. Incluso consigue que los sonidos de colchones tengan una tensión y magnitud ideales para tonos atmosféricos complejos. Es rematadamente sencillo sacar enormes y desgarradores ruidos DnB/ dubstep, aunque también duros bajos y dulces colchones/ leads. En cuanto a la calidad, es de primera categoría, con opciones de calidad reducida para ahorrar CPU (Razor es bastante exigente con la CPU).

Tenemos que admitir que al principio éramos un poco escépticos con Razor, tratándose de algo sólo basado en Reaktor y totalmente aditivo. Hemos recibido una lección de humildad.

Precio: 69€

Sitio web: http://www.native-instruments.com

Distribuidor: http://www.adagio.es

Igual de refrescante que grueso, Razor hace que la síntesis aditiva no sólo sea digerible sino también descaradamente deseable

Native Instruments Razor, softsinte aditivo
Sorprendentes capacidades sonorasModulación sencilla y potenteFácil de usarFormas de onda y filtros únicosÚtil visualización de parcialesAsequible
A veces consume mucha CPUNo tiene código nativo
90%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
93%