Jupiter regresa en muy buena forma. A primera vista, quizá creas que se trata de un Roland Jupiter-8 en perfecto estado. Obsérvalo de nuevo. Te darás cuenta de que es un sinte más elegante, con cantos laterales, una unidad muy interesante para 2011. La mítica unidad regresa y Roland ha puesto toda la carne en el asador para que la espera por Jupiter-80 haya merecido la pena.

El dispositivo destaca por su tamaño. Se trata de un lujoso sinte de 76 teclas contrapesadas (tiene una octava más que un Jupiter-8), con el objetivo de mantener la reputación del original como sintetizador definitivo para directo –a la vez que intenta superarlo.

El estilo es muy parecido al de Jupiter-8, aunque el nuevo Jupiter-80 es un teclado monolítico, mucho más sólido. La parte superior y los costados forman un duro bloque, y la gran cantidad de knobs y deslizadores que servían para programar el dispositivo original han sido reemplazados por una gran pantalla táctil y varios faders y botones rotatorios al estilo actual.

Dentro de la máquina encontramos un nuevo enfoque en el motor del sinte, que ya apareció en la famosa gama Fantom. Esta vez se trata de una unidad por completo digital, pero el nuevo modelado analógico está diseñado para recrear con fidelidad el sonido de Jupiter-8.

De hecho, aunque aún no hemos tenido oportunidad de probar la máquina y manipular la síntesis en pantalla, los sonidos que escuchamos en nuestra demo privada poseían el carácter del original JP-8, con algunos presets de sonido increíblemente similar. Suma a ello recreaciones de los modos de arpegio, portamento y glissando, y queda claro que el equipo de Roland ha trabajado al máximo para mantener viva parte de la herencia de Jupiter.

Adiciones para el futuro
Pero el nuevo JP-80 no sólo se dedica a revivir el pasado. También incluye la última versión de los nuevos sonidos Roland Super Natural. Estos tonos de recreación digital intentan colocar instrumentos reales bajo el control de un teclado.

El verdadero avance es el “modelado del comportamiento”, que adapta el sonido a tiempo real, en función de lo que toques. Cada tono cambia dependiendo de tu forma de tocar. Por ejemplo, si golpeas un acorde en un patch de guitarra española, el sonido será rasgueado.

El sonido reflejará incluso un rasgueo ascendente o descendente, en función de lo rápido que toques –Jupiter-80 siempre genera un sonido que recrea de forma fiel qué pasaría si demandases esas notas a un instrumento real.

Quizá no es lo que esperabas de un Jupiter, pero es un importante avance tecnológico y el sonido es increíble (para cerrar los ojos y preguntarte si se trata o no de instrumentos reales). Va mucho más allá que cualquier sistema basado en muestras y capas de velocidad que hayamos escuchado…

Añade además un secuenciador multipista, grabación de audio y otras características típicas de estudio que también incluye Fantom, y el resultado es un sinte híbrido de lo más intrigante. La mitad de él es esa leyenda de fácil uso y rápido acceso para utilizar en vivo –observa los botones de interpretación por debajo del teclado y los bancos de presets coloreados por encima. La otra mitad es una potente herramienta de estudio, con impresionantes capacidades de emulación.

Seguro que estás deseoso de profundizar en él y escuchar sus sonidos. En la revista Future Music 176 te ofrecen una prueba a fondo con demos de audio en su DVD.
Para más detalles sobre las especificaciones del sinte, visita www.roland.com